Seguridad contra el fuego

Los productos ROCKWOOL tienen una temperatura de fusión superior a 1000 °C. Nuestra lana de roca ha obtenido la clasificación más estricta de protección contra el fuego y no contribuye activamente al incendio, para una mayor seguridad de los edificios y las instalaciones. Otros materiales de aislamiento arden a temperaturas mucho más bajas y emiten sustancias peligrosas durante la combustión. La lana de roca ROCKWOOL no es combustible y no se funde hasta alcanzar los 1000 °C. Como consecuencia, el aislamiento ROCKWOOL frena la propagación del incendio y contribuye en última instancia a salvar vidas y a proteger las construcciones y las instalaciones.

Acceda a nuestros productos